Podríamos definir la Gestión del Cambio como el conjunto de actividades relacionadas entre sí que nos permite llegar de una situación actual a otra situación que nos es más favorable y con la que conseguiremos los objetivos establecidos por la organización en el menor tiempo posible y buscando que este Cambio sea lo menos traumático posible para los interesados.

También podríamos decir que la Gestión del Cambio es la gestión de personas que se van a ver afectadas por el Cambio.

En la última convocatoria de la certificación HCMBOK preguntaba a los alumnos, cuál era, según ellos, la principal dificultad para gestionar el cambio. El 75% de las personas consideró que es la gestión de personas.

En parte, estoy de acuerdo. La gestión de personas es una gestión de emociones, en función del momento, del entorno, de las acciones que se estén llevando a cabo, el “pulso del cambio” es positivo, negativo o neutro y esto estará asociado con el éxito o el fracaso de la implantación del cambio. Además, a esta dificultad se asocia la gestión del “intangible” que está relacionado con el Cambio.

Pero, ¿cómo medir la efectividad del mismo sobre algo intangible o subjetivo?

Está claro que, “lo que no se mide no se puede mejorar”. Entonces, a parte de la percepción que podamos tener, ¿cómo saber de una forma racional si estamos mejorando o no en un proceso de cambio, si estamos consiguiendo nuestro propósito o si el personal está enganchado al cambio?

Por experiencia, la mayoría de las organizaciones cuando lleva a cabo un proceso de Cambio, tiene en cuenta mediciones de KPI asociadas a lo tangible, tales como indicadores de negocio, indicadores técnicos, etc. No obstante, sigo pensando que la verdadera dificultad está en la medición de lo “intangible”.

Me gusta relacionar la Gestión del Cambio con una venta social del mismo en las organizaciones. Al igual que en Linkedin se mide el SSI, Social Selling Index, un índice que funciona como un indicador de los esfuerzos comerciales en LinkedIn de las personas, en el instituto Mm medimos el Change Selling Index, CSI, cuya finalidad es cuantificar de forma objetiva los esfuerzos de la organización por implementar el Cambio con éxito.

Este indicador se calcula a partir de cinco parámetros:

  1. Compromiso con el cambio – ¿Cómo de comprometido está el personal con el Cambio?
  2. Penetración del mensaje – ¿La información del cambio está accesible, es transparente y llega a todos los colectivos y/o personas?
  3. Participación de la Dirección– ¿La Dirección está implicada, participa en las diferentes actividades, lidera con el ejemplo?
  4. Autonomía con el trabajo– Ante un Cambio, la productividad puede verse reducida hasta que las personas se adaptan a este, ¿el personal es autónomo para ponerse en acción tras el cambio?
  5. Percepción de negocio. Todo Cambio debe estar asociado a un resultado en negocio. Si no, ¿para que se realiza el Cambio?

El 81% de los stakeholders que se ven afectados por el Cambio se involucran y lo venden siempre que se observa un compromiso fuerte de la Dirección, una hoja de ruta clara, un acercamiento y empatía con los afectados. El Change Selling Index mide estos aspectos y nos ayuda a llevar un seguimiento, medir y tomar decisiones para garantizar el éxito de proyecto.

La medición del CSI, se encuentra dentro de la 4ªM incluida en el marco de trabajo creado por iMm para gestionar los cambios: 5M´s.

¿En qué consisten las 5M´s?

Es un marco de trabajo de consultoría profesional, ágil, humanista, digital y  práctico que define y estandariza las buenas prácticas y criterios para enfocar un proyecto de consultoría. Se le conoce también como el  Pentamétodo.

¿Quieres saber más sobre este marco de trabajo? Puedes hacerlo a través de este vídeo.

En definitiva, pese a que la gestión del cambio puede considerarse como algo subjetivo y difícil de cuantificar al tratarse de gestión de personas. Es necesario medir para poder controlar el pulso del proyecto y establecer las acciones necesarias. Para eso, además de la medición de indicadores tangibles, es necesario medir el “intangible” y esto en iMm lo hacemos a través del Change Selling Index.

Ana Correa
Directora de Consultoria y Formación de iMm
@abcorrea83